Comunicación

Expertos en soluciones de control, calidad y seguridad.

21/09/2017

Entra en vigor el nuevo reglamento europeo sobre etiquetado energético

El Reglamento actualiza el marco normativo relativo al etiquetado energético de productos, establece los mecanismos para un reescalado de las etiquetas y crea un portal en línea con una base de datos informativa sobre los productos relacionados con la energía que se introduzcan en el mercado europeo.

El pasado 1 de agosto entró en vigor el REGLAMENTO (UE) 2017/1369 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 4 de julio de 2017 por el que se establece un marco para el etiquetado energético y se deroga la Directiva 2010/30/UE. El Reglamento actualiza el etiquetado energético de los productos como consecuencia de los avances tecnológicos, con el fin de mejorar su eficacia y, por tanto, de que los usuarios puedan tomar decisiones fundadas sobre el consumo energético de los productos que adquieren.

El Reglamento afecta a toda clase de productos nuevos y los importados de segunda mano que se introduzcan en el mercado europeo por primera vez, exceptuando los relativos al transporte de bienes o personas, que se regulan independientemente.

Según plantea el Reglamento, “la transmisión de información exacta, pertinente y comparable sobre el consumo específico de energía de los productos relacionados con la energía facilita la elección de los clientes en favor de los productos que consumen menos energía y otros recursos esenciales durante su utilización. Una etiqueta normalizada obligatoria para productos relacionados con la energía es un medio eficaz para proporcionar a los clientes potenciales información comparable sobre la eficiencia energética de los productos relacionados con la energía. La etiqueta debe completarse con una ficha de información del producto. La etiqueta debe ser fácilmente reconocible, sencilla y concisa. A tal fin, debe mantenerse su gama de colores actual, que va del verde oscuro al rojo, como base para informar a los usuarios finales de la eficiencia energética de los productos.”

Asimismo, se establecen los criterios para un reescalado de la etiqueta, puesto que la mayor parte de los productos se sitúan en los valores más altos de la escala. Se estima que es necesaria una diferenciación adicional, que actualmente se sitúa entre las clases A y A+++ y puede inducir a error en cuanto a su clasificación energética.

Por último, el Reglamento establece la creación y mantenimiento por parte de la Comisión de una base de datos de productos energéticos, que dispondrá de una parte pública orientada al consumidor a la que se podrá acceder mediante un portal en línea. Esta base de datos proporcionará al público información sobre los productos introducidos en el mercado europeo, sus etiquetas de eficiencia energética y las fichas de información del producto, así como información actualizada sobre la eficiencia energética de los productos para las revisiones de las etiquetas que deba llevar a cabo la Comisión.

Envíenos su petición

O llámenos si lo prefiere

+34 902 01 05 62