Comunicación

Expertos en soluciones de control, calidad y seguridad.

10/10/2016

Fatiga visual ante el ordenador: por qué se produce y cómo evitarla

La fatiga visual es uno de los principales riesgos para la salud que presentan los trabajos asociados al uso de ordenadores.

Fatiga visualLa fatiga visual, junto con los trastornos musculoesqueléticos y la fatiga mental, es uno de los riesgos principales para la salud a los que está sometido el usuario de las llamadas “pantallas de visualización de datos” en términos de Prevención de Riesgos Laborales.

La lectura o escritura de cerca en una pantalla durante períodos prolongados de tiempo provocan cansancio ocular, que puede verse agravado por reflejos o parpadeos molestos, una mala definición de la imagen o unas malas condiciones de iluminación o humedad en el puesto de trabajo.

Nuestro promedio habitual de parpadeo en circunstancias normales es de 18 veces por minuto, que se reduce a 9 veces cuando estamos fijando la vista en ordenador o cualquier otro dispositivo con pantalla digital, lo que se traduce en una mayor sequedad del ojo.

¿Qué podemos hacer para evitar la fatiga visual ante el ordenador?

En primer lugar, debemos optimizar las condiciones ergonómicas de nuestro puesto. La empresas deben proporcionar al trabajador las condiciones óptimas para realizar su trabajo, es decir, una pantalla orientable de buena calidad, adecuada a su tipo de trabajo, y un puesto de trabajo con unas correctas condiciones de iluminación. Esto se consigue con unas sencillas medidas:

  • Orientando la pantalla de manera que no se produzcan reflejos.
  • Colocando la pantalla paralelamente a las ventanas y a una distancia cómoda desde los ojos (unos 50 ó 60 cms), y trabajando siempre que se pueda con luz natural.
  • Regulando el brillo y en contraste y ajustando el tamaño de la letra a una visión confortable.
  • Evitando los ambientes excesivamente secos debidos al aire acondicionado o calefacción excesivos.

En segundo lugar, los trabajadores debemos habituarnos a realizar prácticas que minimicen el cansancio ocular, que no nos llevarán mucho tiempo y mejorarán sustancialmente nuestra salud visual. Cada dos horas más o menos, debemos hacer breves pausas que podemos aprovechar para realizar los siguientes ejercicios:

  • Sentarse en una silla, cerrar los ojos y cubrirlos con las palmas ahuecadas hasta evitar la entrada de luz. Permaneces así un par de minutos, con tranquilidad.
  • Cerrar los ojos con fuerza durante 5 segundos, abrirlos durante otros 5 y repetir en proceso 5 ó 6 veces.
  • Masajear los ojos cerrados con movimientos circulares durante 1 minuto.
  • Aplicarles presión durante unos 2 segundos.
  • Mirar a larga distancia un objeto que esté a unos 50 metros durante unos segundos y reenfocar la vista hacia otro objeto que esté a unos 10 metros. Repetir esta operación 5 veces.
  • Realizar periódicamente series de parpadeos rápidos y constantes de unos 10 segundos.

Estos sencillos ejercicios nos ayudan a minimizar nuestras fatiga visual, lo que redundará en beneficio de la salud de nuestros ojos en general.

 

 

Envíenos su petición

O llámenos si lo prefiere

+34 902 01 05 62