Comunicación

Expertos en soluciones de control, calidad y seguridad.

27/09/2018

Las fugas de aire comprimido y su incidencia en los costes de energía

Las fugas de aire comprimido suponen un consumo de energía innecesario que se puede evitar con la implantación de un sistema que las detecte y las repare cuanto antes.

En muchas de las auditorías energéticas que realizamos nos hemos encontrado con compresores de aire trabajando a presiones por encima de las demandadas por las herramientas neumáticas y los sistemas de aire comprimido, debido a la existencia de fugas en la instalación. Estas fugas generan una mayor utilización del compresor para compensar los escapes durante las 24h del día, lo que a su vez representa unos costes de energía significativamente más altos.

En una instalación de aire comprimido, la localización y reparación de las fugas tiene una elevada importancia, ya que de la energía consumida por los compresores, únicamente un 10%-15% (dependiendo de la eficiencia del compresor) se emplea como aire comprimido, mientras que el resto son pérdidas térmicas de los compresores.

Un sistema de distribución de aire bien dimensionado y correctamente mantenido tendrá unas fugas menores del 5% de la capacidad de la instalación.  Lamentablemente, es habitual encontrar fugas del orden del 15-20%. Los lugares comunes de fugas de aire comprimido suelen ser:

  • Empalmes rápidos
  • Filtros reguladores y lubricadores
  • Herramientas neumáticas de mano
  • Equipos fuera de servicio

En el siguiente vídeo podemos ver y escuchar un ejemplo de fuga habitual en empalmes rápidos (activar el sonido):

Las fugas de aire se pueden detectar por ultrasonidos, mientras se mide el consumo de los compresores aire comprimido, con el fin valorar económicamente las fugas.

Cada una de las fugas se sitúa sobre un plano y se priorizan para llevar a cabo su reparación y tener una base de conocimiento para la preparación de un plan de control de fugas de aire comprimido interno que conlleve su detección, reparación y revisión de manera rutinaria y exhaustiva.

La implantación de un plan de control de fugas de aire comprimido, que permita su detección precoz y su reparación implica, por tanto, grandes ahorros económicos asociados a la disminución del consumo de energía eléctrica.

Envíenos su petición

O llámenos si lo prefiere

+34 902 01 05 62