Comunicación

Expertos en soluciones de control, calidad y seguridad.

27/07/2021

Amianto: ¿dónde puede estar y qué riesgo supone?

El amianto es un mineral con morfología fibrosa, muy estable y duradero. Por sus excelentes propiedades y bajo coste, fue incorporado a muchos y diversos materiales, ya que proporcionaba resistencia al corte, al deterioro o a la abrasión, aislamiento térmico o acústico, resistencia a la humedad, al calor o aislamiento eléctrico.

Las variedades más utilizadas son:

  • Crisotilo (amianto blanco). En España supone más del 90% del amianto utilizado.
  • Amosita (amianto marrón). Su uso principal ha sido como aislante térmico y en aplicaciones de alta fricción como frenos y embragues para automóviles.
  • Crocidolita (amianto azul). Su uso principal ha sido la fabricación de tubos a presión de fibrocemento, aislante ignífugo en construcción y reforzante de plásticos y carcasas de baterías. Es la variedad más peligrosa y en España está prohibido en todos sus usos desde el año 1987.

Se conocen más de 3.000 aplicaciones diferentes del amianto. Está presente en casi todas las industrias e incluso en productos de consumo doméstico. Estos son algunos ejemplos de su uso:

Construcción:

  • Protecciones ignífugas de estructuras.
  • Placas de falso techo.
  • Tuberías de fibrocemento para canalizaciones de agua, evacuación de humos, etc.
  • Placas acústicas.
  • Placas de fibrocemento en cubiertas, medianeras, revestimientos, etc.
  • Cartón o placas de baja densidad para aislamiento de focos puntuales de calor.
  • Mesas y bancos de jardín.

Aplicaciones industriales

  • Material de fricción en ascensores.
  • Material de fricción en otro tipo de maquinaria industrial.
  • Material textil-amianto.
  • Fieltros industriales y comerciales.
  • Cordón de amianto.
  • Tejidos ignífugos.
  • Ropa de protección térmica.
  • Material de aislamiento eléctrico.
  • Filtros de bebidas.
  • Placas de cartón amianto.
  • Plásticos y cauchos reforzados con amianto.
  • Aislamiento térmico en hornos y estufas.

Medios de transporte

  • Material de fricción.
  • Pastillas de frenos.
  • Frenos de tambor.
  • Discos de embragues.
  • Productos bituminosos.

Ferrocarril y metro:

  • Proyectado como aislante en vagones, aseos y ventanas.
  • Aislante en el sistema eléctrico.
  • Placas de cartón como aislante de radiadores eléctricos.
  • Recubrimiento como aislante en depósitos de agua.
  • Cordón y arandelas aislantes.

Barcos

  • Proyectado como aislante en las bodegas.
  • Aislante en sala de máquinas.
  • Aislante en conductos de agua caliente.
  • Paneles aislantes en compartimentos.

Otras aplicaciones:

  • Centrales eléctricas y nucleares.
  • Aislamiento de hornos industriales, calderas, turbinas.
  • Mantas calefactoras y otros elementos de aislamiento térmico, rejillas, etc.
  • Material poroso de relleno de botellas de acetileno.
  • Algunos productos de consumo fabricados antes del año 2002 como, por ejemplo, secadores de pelo, termos, estufas catalíticas, etc.

 

El uso, producción y comercialización de fibras de amianto y productos que lo contengan está prohibido en España desde junio de 2002. En cualquier caso, hay toneladas de materiales con amianto formando parte de edificios e instalaciones, vehículos, trenes y buques.

Los materiales con amianto pueden ser un riesgo para la salud si sueltan sus fibras al ambiente y estas son inhaladas y alcanzan los pulmones. Esto sucede, sobre todo, cuando se manipulan.

Las fibras pueden pasar al ambiente cuando el material es friable (se puede romper por la simple presión de la mano). En Europa hay miles de personas que han trabajado con amianto en el pasado, que están enfermas o han fallecido por respirar sus fibras.

La inhalación de fibras de amianto ha demostrado ser muy dañina, pudiendo provocar diversas enfermedades:

  • Asbestosis
  • Mesotelioma
  • Otros tipos de cáncer

En conclusión, el amianto es un material que aún está presente en muchas instalaciones y que resulta peligroso para la salud. Su diagnóstico y análisis nos permiten, por tanto, valorar el nivel de riesgo asociado a los posibles materiales que puedan contenerlo en los edificios e instalaciones y establecer planes de acción al respecto.

Para más información sobre qué hacer al respecto, visite Amianto: inspección, análisis y mediciones.