Comunicación

Expertos en soluciones de control, calidad y seguridad.

15/10/2021

Espacios y suelos contaminados: grandes retos sanitarios, medioambientales, técnicos y financieros

Tres preguntas a Nicolas Bouchery, experto en medioambiente y responsable de Apave en el ámbito de espacios y suelos contaminados.

A menudo desconocido, el tema de los suelos contaminados vuelve a estar sobre la mesa a causa de la faraónica obra del Gran París. ¿Cuál es el estado de los suelos contaminados en Francia? ¿Cuáles son los retos medioambientales, económicos y de protección de las personas? ¿Qué normativa los regula? ¿Cómo abordan el tema las comunidades y las empresas, en particular del sector industrial y de la construcción? Hablamos de todo esto con nuestro especialista en la nueva edición de esta sección “Palabra de experto”.

Hola, Nicolas. En pocas palabras, decimos que un espacio está contaminado cuando en el suelo se detecta una sustancia no presente en estado natural, lo que provoca un riesgo inadmisible para los objetivos que se deben proteger y para usar tal espacio con un fin determinado. ¿En qué punto estamos en Francia al respecto? ¿Cuáles son los contaminantes más presentes en nuestros suelos? ¿Cuál es la normativa aplicable y cuáles son los retos?

En el territorio metropolitano, la situación es heterogénea y principalmente fruto de la historia industrial del país. A este respecto, algunas regiones se han visto históricamente más afectadas que otras, en particular el norte de Francia, la región de Ródano-Alpes o incluso la región parisina. Una base de datos oficial, Basol, recoge y guarda, bajo el mando del Ministerio de Transición Ecológica, datos de varios miles de espacios y suelos contaminados o potencialmente contaminados que requieren una acción preventiva o correctiva. Esta base cuenta en la actualidad con 6.838 espacios con contaminación demostrada. Otra base de datos, Basias, muestra un registro de 340.000 sitios industriales, sin tener en cuenta la posible contaminación de cada uno de ellos. No se realizan recuentos en toda Europa, ni estos siguen necesariamente los mismos criterios. Por tanto, resulta difícil contextualizar a Francia en el contexto europeo. Tenemos el mérito de haber realizado estos estudios y nos adherimos a una regulación que se va reforzando cada vez más. En cuanto a los contaminantes, encontramos mayoritariamente componentes de las familias de los hidrocarburos, disolventes clorados, contaminantes minerales diversos (metales), y cada vez más contaminantes «emergentes» de tipo PFAS.

Cada campo de estudio es único. Hay que responder a muchas preguntas: ¿qué actividades industriales están clasificadas? ¿Cómo se han explotado los espacios? ¿Durante cuánto tiempo? ¿En qué contexto geológico? ¿Ha afectado la contaminación a los recursos hídricos (agua subterránea o corrientes de agua) o a lugares naturales sensibles?

Se aplica un enfoque caso por caso, en función de la historia de cada espacio. Por supuesto, nos adherimos a la metodología nacional en materia de caracterización y desarrollamos, en consecuencia, soluciones de gestión específicas. A este respecto, llevamos a cabo acciones de investigación y desarrollo, integradas en estudios de viabilidad. La multiplicidad de operaciones realizadas y de soluciones aportadas nos permite tener en la actualidad un know-how importante del que nos beneficiamos para abordar nuevos proyectos. A los retos sanitarios, medioambientales y técnicos, se suman los retos financieros y de optimización de los costes, que pueden conllevar en ocasiones centenares o millones de euros, y de los que depende muy a menudo la realización o no del proyecto.

En términos generales, es un futuro proyecto en un espacio que se debe acondicionar, por lo general una antigua zona industrial abandonada, el que orienta qué medios emplear y condiciona la naturaleza de las acciones que se deben llevar a cabo para rehabilitar un terreno, ya se trate de un proyecto industrial o residencial, o incluso de una zona natural. Nuestro mercado debería experimentar un crecimiento sostenido en el futuro con la voluntad de detener la artificialización de los suelos en los proyectos de acondicionamiento (20.000 hectáreas de espacios naturales se ocuparon  entre 2006 y 2016 al año). El poder legislador y las comunidades van a dar prioridad en lo sucesivo a la rehabilitación de antiguas zonas industriales abandonadas. Entre las señales más recientes, las empresas de almacenes de logística se han comprometido a limitar la adecuación de los suelos tras la firma el pasado mes de julio de una carta por parte del Gobierno y los principales agentes del comercio electrónico.

Para cerrar este tema, añadiré que las regulaciones que se deben respetar son diversas, como el Código de medioambiente, el Código civil (vicio oculto) o incluso el Código laboral con la obligación de los empresarios de proteger a los empleados. Es precisamente la complejidad de estas normas lo que confiere un gran valor a la colaboración con un expertoexterno. Este contará con una visión global del proyecto para anticipar lo mejor posible los riesgos y dar con las soluciones adecuadas. En cuanto a este punto, y para el beneficio de nuestros clientes, como ocurre a menudo, el éxito dependerá de la anticipación y de la consideración de todas las dimensiones del proyecto.

En particular, para Apave, ¿qué papel desempeñas en el tema y quiénes son sus clientes (comunidades, empresas, etc.)? ¿Cuáles son, para ti, las etapas que se deben respetar para descontaminar un espacio y para cumplir con las leyes? ¿Hasta dónde se puede llegar?

Ya disponemos, por supuesto, de la certificación del LNE y contamos con más de 45 consultores especializados en espacios y suelos contaminados (frente a los 7 de hace unos diez años). Además, realizamos intervenciones tanto en el territorio nacional como en el territorio internacional, en particular en África. Contamos así con un equipo sólido con diversas competencias multidisciplinares, una larga experiencia y unos conocimientos técnicos adquiridos gracias a todos los proyectos llevados a cabo donde nuestro grupo está presente. En consonancia con las expectativas de nuestros clientes, proponemos un enfoque global –reglamentario y no reglamentario– en el marco de una oferta muy estructurada y adaptable. Como oficina de estudio, ofrecemos servicios desde asesoramiento hasta elaboración de soluciones de rehabilitación que integran innovación e I+D, pasando por investigaciones de campo (muestreo de suelos y del aire ambiente). Esta capacidad de asesoramiento y colaboración operativa hasta la demostración de la rehabilitación efectiva marca la diferencia. Con nuestros socios jurídicos, también desempeñamos un papel de interfaz técnica y jurídica ante los cargos electos, la administración, las prefecturas y la DREAL. De nuevo, nos encontramos con un entorno complejo, donde hay mucha jurisprudencia y no hay espacio para la improvisación.

Nuestra actividad está aumentando rápidamente y contratamos en toda Francia.

Nuestros clientes están en los sectores público y privado. Contamos con una gran experiencia en las comunidades. Trabajamos, por ejemplo, en la rehabilitación de zonas industriales abandonadas y en el acondicionamiento de zonas de ordenación concertada en Lyon, Burdeos y Nantes. También colaboramos con numerosas empresas del sector industrial, ya sea un espacio reservado a la energía nuclear o ya sean vinicultores que quieren desarrollar un proyecto de ampliación. También estamos muy presentes en el mercado de la promoción inmobiliaria, en las fases previas a las solicitudes de permisos de construcción y en el marco de la prestación global, desde los diagnósticos hasta las soluciones, lo que nos permite sentirnos fuertes.

En cuanto al mercado, y en el corto plazo, cabe citar el plan France Relance que subvenciona la rehabilitación de espacios para desarrollar nuevos proyectos de acondicionamiento. Ya apoyamos a varias comunidades con este tipo de proyectos, como la CCI de Bayona. En el medio y largo plazo, el mercado debería seguir creciendo, los retos no van a desaparecer y la regulación debería reforzarse también con la ley ASAP que estructurará las modalidades de cese de las actividades de las empresas. Contaremos entonces con una delegación de servicio público para la comprobación de las rehabilitaciones de los espacios ad hoc.

Se habla mucho de la gestión de los «datos» para dar con soluciones, ¿podría decirnos de qué se trata?

Es innegable que estamos tratando un tema que fomenta la innovación y el I+D. Lo primero es el conocimiento. Para contar con él, es necesario tener un equipo eficaz de entre todos nuestros empleados sobre el terreno para recoger información. Por esta razón, estamos proporcionando tabletas a nuestros empleados para automatizar la introducción de datos y recoger todos los registros que enriquecerán las bases de datos. En la actualidad, recopilamos miles de millones de datos. Como los datos están geolocalizados, podemos cartografiar los proyectos, proponer análisis geoestadísticos, comparar proyectos y soluciones de gestión, y capitalizar en beneficio de los nuevos proyectos. Actualmente, el procesamiento de los datos es esencial a escala de un territorio o de una comunidad, y podemos complementarlos para cartografiar, parcela a parcela, el estado medioambiental de un territorio determinado. Es una capa adicional que se puede integrar en los Sistemas de Información Geográfica (SIG) que utilizarán las comunidades. Todo este conocimiento nos hace más «inteligentes» hoy en día para encontrar las mejores soluciones tanto para el medioambiente como para optimizar los costes de un proyecto o rehabilitación. Por ejemplo, en el marco de una misión para la zona urbanizada de Saint-Etienne para la construcción de una red de tranvía, hemos trabajado en el cribado de las tierras contaminadas, con fines de recomposición y reutilización de tierras no contaminadas. Este es todo un éxito medioambiental que supone un ahorro sustancial para la comunidad. En realidad, el tratamiento de tierras contaminadas representa un gran coste. En cuanto a la solución, Apave es el director de obra y puede coordinar diferentes socios, en particular empresas locales que conocen especialmente bien el terreno. Esta capacidad de trabajar con los demás agentes y de coordinar un proyecto solo es posible porque contamos con el enfoque global del que hablaba antes.