Comunicación

Expertos en soluciones de control, calidad y seguridad.

07/07/2022

Sylvamo: una parada de fábrica de tres semanas bajo estricta vigilancia para garantizar el mantenimiento de su aparato de producción

Cada 18 meses, Sylvamo (antes International Paper Group) comprueba el buen estado de sus instalaciones de producción. Durante tres semanas, casi 1.900 empleados de empresas externas trabajan en el mantenimiento de todas las instalaciones con los empleados del centro. La producción de pasta y papel se detiene, pero el trabajo no cesa en el interior de este enorme recinto industrial. Apave participa en esta operación de mantenimiento de ensayos no destructivos.

 

¿Por qué una parada de la fábrica?

Esta parada forma parte del núcleo de los procesos de la industria papelera. ¿Por qué es necesaria? Para llevar a cabo trabajos de mantenimiento e inspección y para considerar futuras inversiones/sustituciones de los equipos y materiales de la obra, de forma preventiva y correctiva.

El reto para el cliente durante este periodo es asegurar la organización de los distintos lugares de trabajo, pero también garantizar un alto nivel de seguridad para todos los empleados presentes en la obra.

Por ello, la fábrica de Sylvamo se paraliza durante tres semanas para que las distintas partes implicadas, incluida Apave, puedan realizar las investigaciones y comprobaciones necesarias para garantizar la seguridad de los equipos de producción.

Un proyecto a gran escala

Nuestro equipo desarrolló varios trabajos:

Más de cincuenta inspectores de presión y ensayos no destructivos (END) de toda Francia se movilizaron para los trabajos de comprobación de equipos. Además, se creó un equipo de 24 consultores para supervisar el seguimiento de la obra en materia de salud, seguridad y medio ambiente (HSE), y para apoyar a las empresas y a SYLVAMO en la preparación y ejecución de sus trabajos.

Las competencias de Apave en este ámbito van desde la comprobación de los equipos de presión, las tuberías y los depósitos hasta la garantía de la seguridad de las personas en la obra.

“Ha sido un trabajo realmente intenso, ¡trabajando en tres turnos durante tres semanas! Las obras no se detuvieron en ningún momento durante este período, por lo que los equipos de consultores debían estar siempre presentes para garantizar la supervisión de HSE. Nuestra presencia durante la jornada era obligatoria los 7 días de la semana para garantizar un servicio de calidad, la coordinación entre los implicados, asegurar las buenas relaciones con la dirección de la planta y ser reactivos a las solicitudes relacionadas con los riesgos”, afirma Florent Lamarque, director de proyecto y consultor de Grandes Proyectos de Seguridad e Industria.